Oficio y vocación

Hubo un tiempo no tan lejano en el que a los más jóvenes se les animaba a estudiar siempre las mismas carreras, esas que sonaban bien y, al parecer, daban trabajo: ingeniería, abogado y cosas de ese tipo. Eran otros tiempos y el mercado de trabajo no era tan flexible como en la actualidad en la que abundan los perfiles especializados. Por aquella época, cualquier actividad artística no era considerada un trabajo, se consideraba otra cosa, pero no un oficio.

Si un chico joven les decía a sus padres: “papá, mamá, quiero ser artista”, al estilo de Concha Velasco, lo más probable es que le dijeran: “muy bien, Carlitos, pero vas estudiar para abogado, ¿no?”. Y luego están las familias que no admitían sugerencias, sino que se movían en el terreno de la imposición: “Carlitos, vas a estudiar para ingeniero, puedes elegir entre minas y caminos”. Y el pobre Carlitos debía aparcar su (presunta) vocación hasta nueva orden.

Ahora Carlitos se llama Charlie y puede estudiar Diplomatura en cinematografia en Madrid sin casi pedir permiso a nadie. Al contrario, muchos padres más jóvenes alientan a sus hijos a perseguir sus sueños y seguir sus instintos. Tal vez porque ellos no pudieron estudiar lo que querían, o todo lo contrario: porque ya pertenecen a esa generación que pudo elegir entre muchas opciones de estudios.

Aunque generalizar es peligroso siempre, también es cierto que las generaciones más jóvenes suelen estar en contacto con la realidad laboral. La pasada crisis económica está en la memoria de todos y existe la percepción de que los jóvenes de hoy son más prácticos. Se trata de seguir la vocación pero sin perder de vista el mercado laboral.

Al fin y al cabo, una persona que estudia Diplomatura en cinematografía en Madrid está pensando también en aprender un oficio, no solo en conseguir un sueño. En las escuelas de cine no solo ponen en contacto con la teoría, sino que, a través de prácticas, se muestran distintos caminos para ejercer una profesión: se trata de trabajar en el mundo audiovisual aunque a una persona de otra generación eso le suene demasiado moderno…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2020 Integramos TIC . Powered by WordPress. Theme by Viva Themes.