¿Pueden tomar nata los celíacos?

Seguramente hayas visto en alguna estantería de supermercado un anuncio en el que se oferta nata sin gluten. Si eres celíaco y hace tiempo que tienes un diagnóstico, seguramente sonrías y pases de largo sin más acostumbrado ya a este tipo de publicidad, pero si no lo eres o acabas de ser diagnosticado la pregunta es obvia, ¿acaso no pueden tomar nata los celíacos?

La respuesta es que por supuesto, los celíacos pueden tomar nata y que esta no tiene gluten de manera natural. Es igual de obvio que decir que una manzana no tiene gluten. Pero para quién se está iniciando en una dieta libre de esta proteína, lo normal es que acabe dudando y que compre esa nata antes que otra que no indica nada por miedo a cometer un error.

La nata es solo parte de la leche, sin ningún proceso de elaboración en el que puedan intervenir otros ingredientes. Por tanto, tiene lactosa a no ser que se le añada lactasa para conseguir nata sin lactosa, pero no gluten. Solo podría contenerlo si no fuera nata, sino un preparado con nata, por ejemplo, un helado de cucurucho de este sabor, que si bien tiene nata también lleva galleta y otros ingredientes en su fabricación.

Lo mejor para evitar cometer errores y para evitar comprar lo que el vendedor quiere que compres y no lo que puede resultar más adecuado para ti, es leer las etiquetas. Si eres celíaco acostúmbrate a que vas a tener que leer las etiquetas de los productos para el resto de tu vida ya que en ellas tiene que figurar obligatoriamente si el producto tiene gluten.

Hoy, la ley lo pone mucho más fácil ya que no hay necesidad de saber si la nata puede tener gluten, solo hay que leer la etiqueta para saberlo. Y para que nadie se despiste, esto tendrá que figurar en negrita para que sea muy sencillo de leer y de encontrar. El gluten, la lactosa y otros componentes que pueden causar alergias o intolerancias tienen que figurar obligatoriamente en la lista de ingredientes y estar marcados en negrita.

Incluso es obligatorio que figure si puede haber trazas, es decir, si el producto se ha envasado en instalaciones en las que se envasan o fabrican otros productos que sí tengan esos alérgenos. De esta manera, es muy fácil evitar la contaminación cruzada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2019 Integramos TIC . Powered by WordPress. Theme by Viva Themes.