Cómo conseguir la mejor caída en tus cortinas

Las cortinas son la opción más utilizada para proteger nuestra vivienda de los rayos del sol, de la claridad en algunos casos e incluso para darnos una mayor intimidad. Pero además de tener un claro componente práctico, también son muy decorativas. Elegimos con cuidado el diseño y color porque visten mucho una habitación y un simple cambio en las cortinas puede hacer que la imagen de un cuarto cambie por completo.

Las modas cambian mucho respecto a las cortinas. Actualmente, se llevan los diseños sencillos y ligeros pero hay algo que no cambia: las cortinas tienen que tener una buena caída para sentar bien. Y para conseguir esto, hay algunos trucos que no fallan y que hay que tener muy en cuenta desde el momento inicial en el que compramos la tela para confeccionarla.

Algunas telas para cortinas no tienen cuerpo, es decir, son demasiado ligeras y no pesan. Esto hace que cualquier brisa las levante y las agite y que no se formen correctamente las ondas. Por eso, hay que elegir la tela no solo en función del color o del estampado, sino también teniendo cuidado en que sea una tela de calidad que ofrezca la mejor caída.

Compra suficiente tela para que se puedan formar bien las ondas ya que de poco servirá que tenga cuerpo si no hay suficientes metros. Lo mínimo es una medida y media correspondiendo con el espacio que la cortina vaya a ocupar. Lo máximo recomendado son dos medidas y media. 

La cortina debe de pesar especialmente en la parte inferior para que tire del resto de la tela y forme correctamente las ondas. Para lograr esto, cada costurera tiene sus trucos. Uno de los más habituales es colocar en la parte inferior de la cortina un Cordón con plomo / zinc. Este tipo de cordón pesa lo suficiente como para mantener la cortina baja y en su lugar aunque sople algo de aire.

Otro truco, cuando no se quiere colocar el cordón, es hacer un dobladillo triple. Además, este tipo de dobladillo hace que resulte más invisible el borde inferior. Además, el dobladillo inferior puede ser muy ancho, hasta de veinte centímetros o algo más si el dibujo y el diseño de la tela lo permite. Esto hace que la tela pese lo suficiente para hacer de contrapeso y mantener todo en su lugar.

© 2022 Integramos TIC . Powered by WordPress. Theme by Viva Themes.